Paste your Google Webmaster Tools verification code here

“El resentimiento es como tomar veneno esperando que la otra persona se muera”

Los conflictos entre personas es algo natural. Observando a niños de 2 años jugando tienen un conflicto cada 10 minutos, de media. Y están presentes en casi todas las relaciones.

Cuando somos nosotros los que hacemos daño a otros, lo mejor para nuestro bienestar y el de los otros es disculparnos. La disculpa incrementa la salud psicológica y las emociones positivas de quien ha sido ofendido y de quien ofende. 1

Cuando son otros los que nos hacen daño. Lo mejor para nuestro bienestar es perdonar.
 
Perdonar
 

 

 

¿Qué es perdonar?

Perdonar es soltar el rencor. Disminuir la angustia al recordar. Reducir el resentimiento.

El perdón es un conjunto de cogniciones y emociones. El proceso de perdonar involucra cuatro puntos:

  • Aceptación de la trasgresión o del daño que alguien nos ha causado.
  • Ya no hay búsqueda de castigo, se reduce el impulso de castigar o de venganza
  • Disminución de las ganas de evitar a la persona que nos ha causado el daño.
  • Incremento de la compasión hacia la persona que nos ha causado el daño por su propio sufrimiento.

 

Metáfora

La venganza, el resentimiento, es como tener un ascua en la mano para tirársela a quien nos ha hecho daño. Puede que le demos y le quememos. Pero quien seguro se quema es quien sujeta el ascua.

El perdón es un ejercicio de autosanación a través de aceptar el dolor y decidir soltarlo para evitar que el rencor no endurezca el corazón.
 

El perdón no significa

  • Reconciliarse con la persona que nos ha causado sufrimiento. Ni que tengamos que buscar a esa perdona o hablar con ella.
  • Perdonar no resta importancia a la ofensa, ni libera de responsabilidad a quien causó el daño. No condona la ofensa. No es Absolver a la persona que ha causado la ofensa de responsabilidad
  • Olvidar lo que pasó.

 

Los beneficios de perdonar

  • Permitir que se vayan los rencores está asociado a una disminución del estrés. 2
  • Menor depresión y ansiedad 3
  • Mejora del sueño 4
  • Menor dolor de espalda 5
  • Perdonar un día hace que estemos más felices al día siguiente 6
  • Las parejas que perdonan son más felices nueve semanas después 7

 

Historia sobre el perdón

Dos monjes tibetanos se encuentran después de varios años de ser liberados de una prisión china, donde fueron torturados.

– ¿Ya has perdonado a tus captores?- Preguntó un monje.

– No, nunca

– Bien, entonces, todavía te tienen en prisión.

(El resentimiento y el rencor son los barrotes de nuestra prisión)
 

Pasos hacia el perdón

Perdonar es un proceso que no podemos forzar. En ocasiones es un proceso largo. Cada uno perdona a su propio ritmo. Es un proceso de reconocimiento, aceptación del dolor para luego ir soltando ese dolor. A través de entender que lleva a esa persona a actuar así, desarrollar la compasión e intentar encontrar sentido y propósito a lo sucedido.

Los pasos para perdonar:

  1. Aceptar el daño causado, tal como es.
  2. Saber que perdonar no es reconciliarse, hablar, condonar o absolver a la persona. Ni siquiera es olvidar.
  3. Entender a la otra persona. Desarrollar empatía para comprender. Saber que lleva a la persona a actuar así.
  4. Compasión
  5. Encontrar sentido y propósito a lo sucedido.

La empatía ayuda a perdonar. Si somos capaces de ponernos en el lugar de la persona que nos ha causado el daño, aunque nos parezca mal lo que hizo, podremos comprender. En graves situaciones, como atentados, matanzas, los familiares de las víctimas necesitan saber los motivos que pudieron llevar a esas personas a hacer esos actos. Saber que lleva a la persona a actuar así.

En situaciones cotidianas, reconocer que de la misma manera que nosotros hacemos daño a otros por no saber ni qué ni cómo satisfacer nuestras necesidades o por nuestra propia confusión, miedo, ira. Así les pasa a quien nos ofende. Somos parte de la familia humana.

Puede ser útil entender las heridas, las áreas de dolor de esa persona. ¿Cómo fue la niñez de esta persona? ¿Qué heridas sufrió de otros que pueden haber contribuido a hacerte daño? ¿Qué tipo de presiones o estrés podría haber soportado cuando te hirió?

Específicamente, te pueden ayudar a entender a quien perdonar. Entender las diferencias entre perdonar, eximir y reconciliar. Al pensar de una nueva manera en la persona que te hizo daño, puedes empezar a sentir algo de compasión por ella, facilitando el perdón y reduciendo la hostilidad que sientes hacia ella. Y te animan a encontrar un sentido y cierta positividad en el dolor de tu experiencia.

Tras comprender, a lo mejor empieza una leve sensación de compasión hacia la persona que ofendió.

“El odio nunca cesa a través del odio, sólo cesa a través del amor. Esta es una ley eterna”. Dhammapada budista

Es interesante, ver algo que podamos aprender o que nos haya aportado lo sucedido. Intentar que sea un sufrimiento positivo. Encontrar sentido y propósito en lo sucedido. Por ejemplo, como la gente sufre por las injusticias de otros, se dan cuenta que ellos mismos se vuelven más sensibles al dolor de los demás. Esto, a su vez, les da el sentido a ayudar a otros que están sufriendo. También les puede motivar a intentar prevenir similares injusticias futuras.
 

Cómo perdonar

Tras comprender qué es, lo qué no es, los pasos y que es un proceso, en ocasiones lento, podemos trabajarlo con:



Referencias

 

  1. Byrne, A., Barling, J., & Dupré, K. E. (2014). Leader apologies and employee and leader well-being. Journal of Business Ethics, 121(1), 91-106. doi:10.1007/s10551-013-1685-3
  2. Van Oyen Witvliet, C., Ludwig, T. E., & Vander Laan, K. L. (2001). Granting forgiveness or harboring grudges: Implications for emotion, physiology, and health. Psychological Science, 12(2), 117-123. doi:10.1111/1467-9280.00320
  3. Friedberg, J. P., Suchday, S., & Srinivas, V. S. (2009). Relationship between forgiveness and psychological and physiological indices in cardiac patients. International Journal of Behavioral Medicine, 16(3), 205-211.
  4. Stoia-Caraballo, R., Rye, M. S., Pan, W., Kirschman, K. J. B., Lutz-Zois, C., & Lyons, A. M. (2008). Negative affect and anger rumination as mediators between forgiveness and sleep quality. Journal of Behavioral Medicine, 31(6), 478-488.
  5. Carson, J. W., Keefe, F. J., Goli, V., Fras, A. M., Lynch, T. R., Thorp, S. R., & Buechler, J. L. (2005). Forgiveness and chronic low back pain: A preliminary study examining the relationship of forgiveness to pain, anger, and psychological distress. The Journal of Pain, 6(2), 84-91.
  6. Bono, G., McCullough, M. E., & Root, L. M. (2007). Rumination, emotion, and forgiveness: three longitudinal studies. Journal of Personality and Social Psychology, 92(3), 490.
  7. Tsang, J., McCullough, M. E., & Fincham, F. D. (2006). The longitudinal association between forgiveness and relationship closeness and commitment. Journal of Social and Clinical Psychology, 25(4), 448-472.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedin
X