El cerebro está diseñado para sobrevivir, no para hacernos felices.

Reduce el sufrimiento aceptando lo que es inevitable y natural, el dolor.

Es natural sentir dolor físico y emocional. La evolución nos ha “diseñado” para pasar nuestros genes, no para ser felices. El dolor físico y emocional son herramientas que utiliza para cumplir sus objetivos evolutivos. Son muy eficaces para movilizarnos y motivarnos.

Desde un punto de vista evolutivo lo importante es pasar los genes a la siguiente generación. Fundamental cumplir algunos objetivos:

  • Comer, beber.
  • Sexo.
  • Elevar el estatus social. En primates y otros animales mayor estatus social mayor probabilidad de pasar los genes. También los humanos, por eso tanta importancia a qué piensan los demás de nosotros.
  • Evitar peligros para sobrevivir, sobre todo esto.

La naturaleza ha diseñado tres estrategias para cumplir estos objetivos y pasar los genes. Funcionan estupendamente a nivel evolutivo, pero no tanto para nuestra felicidad:

  • Estabilizar los sistemas físicos y mentales. Para mantenerlos estables dentro de unos niveles.
  • Crear separaciones y poner barreras entre nosotros y el mundo. Para intentar evitar la influencia del exterior y que sea más fácil mantener los sistemas estables.
  • Evitar las amenazas.

El sistema nervioso tiene unas señales de alarma que se activan cuando no estamos alineados con estas estrategias. Como es el dolor físico y emocional. Es normal sentir dolor físico y emocional porque:

  • Todo está cambiando.
  • Todo está conectado.
  • Las amenazas son inevitables (morir, enfermar, la vejez…).

Así que experimentar dolor es algo natural. Es la señal de alarma para mantenernos alineados con las estrategias evolutivas. El problema surge cuando reaccionamos rechazando ese dolor, porque aparece el sufrimiento. Creer que podemos evitar el dolor nos hace sufrir. Recuerda S = D x R (Sufrimiento es igual al Dolor por la Resistencia a ese dolor). Cuanto menos resistencia al dolor menos sufrimiento. Lo contrario a la resistencia es la aceptación.

Incluso en las experiencias dolorosas, como un dolor de cabeza o con tristeza, nuestro corazón y nuestra mente pueden estar en paz con esa experiencia. Se puede vivir esa situación sin resistencias, con aceptación. De esta forma, no añadimos sufrimiento.

Las dos ideas fundamentales  que te van a ayudar a reducir el sufrimiento son:

  1. El dolor físico y emocional es algo natural.
  2. S = D x R (Sufrimiento es igual al Dolor por la Resistencia a ese dolor). Para reducir el sufrimiento hay que aceptar ese dolor.

Hemos dejado de ver el dolor como algo natural y creemos que podemos escapar de él. Vivimos de manera muy cómoda. La medicina ha evolucionado mucho. Nuestra sociedad ha reducido el dolor y las incomodidades en comparación con generaciones pasadas. Nos estamos acostumbrando a vivir sin dolor y sin incomodidades. Creo que eso nos lleva a convivir menos con lo desagradable haciendo que rechazamos todavía más el dolor. Cuando menos dolor en la sociedad hay parece que hay más sufrimiento, más depresión, ansiedad. ¿Vivir con menos dolor, incomodidades, hace que suframos más? ¿Qué piensas?


 

Apúntate al newsletter para recibir los vídeos, artículos, actividades, meditaciones y más

Suscríbete

 


Facebooktwitterlinkedin
X