Cómo superar el sueño, somnolencia y embotamiento durante la meditación. Aprende los antídotos que puedes aplicar para evitar el sueño mientras meditas.

Todos nos hemos dormido alguna vez meditando, es normal. Pero no meditamos para dormir, meditamos para despertar. Te quiero hablar de cómo evitar el sueño y el embotamiento durante la meditación para que puedas mejorar en tu práctica.

El sueño y el embotamiento es uno de los grandes obstáculos en la meditación.

Hay grados desde estar dormido, la somnolencia, el embotamiento fuerte al embotamiento sutil.

  • En la somnolencia la atención al objeto de meditación es muy débil, casi ni lo percibimos. Es como ver a través de una densa niebla.
  • En el embotamiento fuerte tenemos sensación de estar atontados, la atención al objeto de meditación es difusa y débil.
  • En el embotamiento sutil perdemos intensidad y claridad en el objeto de meditación. Puede ser un estado engañoso para mejorar con la práctica porque es placentero, no hay muchas distracciones durante la meditación y nos hace creer que estamos practicando de manera adecuada. Pero realmente no observamos el objeto de meditación con tanta claridad y el mindfulness es más débil. Yo me he pasado mucho tiempo en retiros de meditación con embotamiento sutil.

Te quiero contar algunos antídotos para evitar dormirte y la somnolencia.

La postura

Es más fácil quedarse dormido en posturas muy cómodas, como sentado en el sofá o tumbado. Una postura con la espalda erguida y sin apoyar la cabeza nos va avisar si nos dormimos, al cabecear.

Con la somnolencia o el embotamiento muy fuerte puedes aplicar estos antídotos, de más fuerte a menos:

  • Puedes levantarte y lavarte la cara con agua fría. Y luego continuar con la práctica.
    Cambiar de la meditación sentada a la meditación caminando.
  • Termina la meditación de pie.
  • Tensa todos los músculos del cuerpo hasta que empieces a temblar un poco y luego relájalos. Repítelo varias veces.
  • 3 o 4 respiraciones profundas. Llenando completamente los pulmones y exhalando con fuerza y rapidez.
  • Si meditas por la noche y te quedas dormido, a lo mejor estás muy cansado del día. Prueba a meditar por la mañanas.

Con el embotamiento fuerte puedes probar:

  • A abrir los ojos para que entre luz.
  • Expandir la consciencia hacia a las sensaciones corporales, olores y sonidos.
  • Hay veces que el embotamiento se puede deber a causas externas a la meditación como: falta de sueño, cansancio físico, agotamiento, estrés, alguna enfermedad, medicamentos, etc.

Con el embotamiento sutil puedes:

  • Aumentar la energía con la intención. Crea la intención de una atención más clara y viva. Por ejemplo, si el objeto de meditación son las sensaciones de la respiración puedes crear la intención de notar: más sensaciones de la respiración, cuándo empieza la inhalación, varios puntos mientras entra el aire, el final de la inhalación, la pausa, el comienzo de la exhalación, las sensaciones cuando sale el aire, el final de la exhalación, la pausa.
  • Para superar el embotamiento sutil debes desarrollar una consciencia interna más fuerte y continúa para poder corregir el embotamiento cuando surja. Cuanto antes se detecta el embotamiento es más fácil evitarlo. Si no, se pasa de un embotamiento sutil a un embotamiento fuerte y si tampoco se detecta se pasa a la somnolencia.

Has visto muchos antídotos contra el sueño, la somnolencia y el embotamiento. Espero que te sean útiles.

Puedes compartir tu experiencia o dudas y te ayudo.


Para profundizar en este y otros temas de meditación te recomiendo el libro:

Yates J. (2017). La mente iluminada. Editorial Sirio


 

Apúntate al newsletter para recibir los vídeos, artículos, actividades, meditaciones y más

Suscríbete

 


 

Facebooktwitterlinkedin
X