Te cuento cómo superar los 5 obstáculos que te estás encontrando para ayudarte a meditar todos los días. Obstáculos como: «No tengo tiempo.», «No me apetece.», «Luego me siento.», «Para qué me voy a sentar si luego me pongo a hacer planes o soñar despierto.» o «Estoy cansado».

El primer obstáculo del que te quiero hablar es: «No tengo tiempo».

Seguramente tengas 5 minutos al día. Probablemente puedas cambiar 5 minutos de pantalla por 5 minutos de tranquilidad. Además, cuando creas el hábito de meditar a diario tienes la sensación de tener más tiempo al día y te será más fácil ir aumentando el tiempo de práctica. Mindfulness te ayuda a ser más eficiente. Cuando estás empezando lo importante es crear la rutina de meditación diaria. Haz que sea muy fácil sentarte a meditar. Si tienes poco tiempo empieza por 5 minutos o menos y luego te será más fácil aumentar el tiempo de práctica progresivamente.

El segundo obstáculo es: «No me apetece»

Cuando tengas creado el hábito de meditar a diario te sentarás sin pensar si te apetece o no. En este artículo te cuento cómo crear el hábito de practicar todos los días. Hasta que tengas creado el hábito, si la motivación es baja puedes hacer dos cosas:

    1. Haz más fácil la conducta, por ejemplo reduce el tiempo que ibas a meditar para hacerlo más fácil y que no te dé pereza. Lo esencial es sentarse y ponerse a meditar aunque no apetezca. A veces puedes vencer la pereza diciéndote: “me pongo un par de minutos y si estoy bien continuo”. Es poco tiempo, difícil de rechazar, y en ocasiones la mente, una vez que has comenzado, quiere terminar.
    2. Otra cosas que puedes hacer para aumentar la motivación recordar por qué decidiste empezar a meditar, recuerda los beneficios que te aporta, piensa en cómo las personas de tu alrededor y tú os podéis beneficiar de la práctica.

Lo ideal es incluir la práctica en la rutina diaria y tenerlo como un hábito, al igual que cepillarnos los dientes o ducharnos.

El tercer obstáculo es: «Luego me siento.» o «Cuando tenga un rato libre.»

Para el obstáculo de postergar, no pienses, actúa, ¡Simplemente hazlo!
No se crea una práctica diaria en el tiempo libre. A la meditación hay que hacerle un hueco en la agenda. Debe ser una prioridad. Además, debe ser algo fácil de hacer. Si no lo es, simplifica, reduce el tiempo.
Después de la señal que hayas decido para sentarte, no le des vueltas, simplemente medita.

El cuarto obstáculo es: «Para qué me voy a sentar si luego me pongo a pensar o hacer planes»

Para evitar soñar despierto te puede ayudar aprender a disfrutar de la meditación. Saborea a propósito las sensaciones o sentimientos de bienestar y la paz mental durante la práctica y sobre todo al terminar. Siéntate con la intención de practicar diligentemente.

El quinto obstáculo: «Estoy muy cansado»

Para evitar el cansancio prueba a meditar por la mañana. Justo después de algo que haces todas las mañanas, por ejemplo, te puedes sentar a meditar después de: sonar el despertador, levantarte, beber agua, ducharte, salir del baño, de hacer ejercicio.

Recuerda que sentarte a meditar te va ayudar a tener más tiempo durante el día, vas a ser más eficiente. Haz de la meditación una hábito para que no dependa de la motivación. Después de la señal que hayas decido para sentarte, no le des vueltas, simplemente medita. Aprende a disfrutar de la meditación, saborea las sensaciones o sentimientos positivos que surjan, para que no sientes simplemente a soñar despierto. Si normalmente estás muy cansado cambia a practicar por la mañana.

¿Qué obstáculo te impide meditar a diario? Puedes compartirlo en los comentarios y te echo una mano.


 

Apúntate al newsletter para recibir los vídeos, artículos, actividades, meditaciones y más

Suscríbete

 


 

Facebooktwitterlinkedin
X